Los Quelites: planta tradicional poderosa

Plato con quelites
Foto vía Flickr | Los quelites una poderosa fuente de vitaminas y minerales |

En México los quelites son considerados un platillo tradicional, estas plantas crecen con facilidad en cultivos de milpa, chile, calabaza y huertos familiares.

Existen 300 especies de Quelites registradas en México, entre los que podemos encontrar los romeritos, epazote, verdolaga, flor de calabaza, flor de yuca y pápalo, entre otros, su denominación como su consumo varía dependiendo la región del país.

A pesar de ser muy económicos, fáciles de preparar y de tradición milenaria, el uso en las cocinas de esta maravillosa planta se ha visto disminuido conforme pasa el tiempo, su consumo se ha perdido de generación en generación, dejando en el olvido una nutritiva opción alimenticia.

Un cambio negativo en la dieta del mexicano

El libre comercio ha acarreado cambios en los hábitos alimenticios del mexicano, con la llegada de grandes industrias alimentarias, se ha terminado por sustituir los alimentos tradicionales por procesados, que también resultan más baratos y de fácil acceso.

Estos cambios alimentarios han traído a la población mexicana graves problemas de obesidad y diabetes que se viven actualmente.

Anteriormente nuestros antepasados indígenas, sobrevivían, épocas de hambruna y sequía, consumiendo plantas como los quelites por su alto contenido nutrimental.

Una planta con grandes beneficios.

El contenido nutricional de los quelites varía de acuerdo con la especie o la tierra donde se cultive, e incluso la temporada, el 99% de sus especies son fuente de fibra, vitamina A y C, minerales como el hierro y calcio, ácidos grasos como el omega 3 y omega 6

Los quelites también son fuente de polifenoles, compuestos que funcionan como antioxidantes y antiinflamatorios, promoviendo así la salud cardiovascular al evitar que se obstruyan las arterias y benefician en general nuestra salud.

Además, contienen cantidades considerables de ácidos grasos omega 3 y 6, que se catalogan como indispensables, ya que el cuerpo no puede sintetizarlos y debemos consumirlos a través de nuestros alimentos.

Estos ácidos grasos forman parte de nuestras células, por lo que su deficiencia está relacionada con múltiples enfermedades.

Una adecuada proporción de ácidos grasos omega 3 y 6 puede contribuir a prevenir particularmente las enfermedades del corazón que son la principal causa de muerte en nuestro país.

Compartir